Saltar al contenido

Aviso 14 – Dios te ayudará

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Las cosas son más sencillas, mucho más sencillas, ¡no te compliques la vida escribiendo tu plan!, ¡piénsalo!, ¡medítalo!, compártelo con Dios mismo, que vive en ti y contigo, y déjate guiar por el Espíritu Santo. Y si no tienes plan, a veces, porque te han dicho que no sirves para nada; otras, porque has comprobado muchos fracasos que has vivido, entonces, no te preocupes, confía en Aquel que todo lo sabe, y que sabe cómo eres, porque te creó, y dile, dentro de ti, en oración, que la oración es eso, hablar dentro de ti con Dios, dile, como te sugiero, dile “mira, yo quiero dinero, quiero éxito y prosperar, pero no sé cómo hacerlo. Así que me pongo a tus pies y seguiré tus orientaciones, que las veré por la realidad de lo que viva, de las circunstancias que tenga; pero Tú, ¡ayúdame!, yo confío en ti, Jesús de Nazaret”. Y ese Dios que se hizo hombre, y que dijo alto y claro que todo lo que pidamos en su nombre a Dios Padre nos lo concedería, pues ¡te ayudará!, no lo dudes. Si se lo has pedido a Dios, y eres bueno y haces el bien, Dios mismo despejará tu presente y forjará tu futuro; pero te aviso, en despejar tu presente, Dios necesitará de ti, no sólo físicamente con tu trabajo, con tu carácter de persona de éxito, que es un carácter bien modelado en el bien y lo bueno, tanto en la manera de vestir, como de obrar, hablar, pensar y cuidarte; porque debes cuidar de ti mismo, porque Dios necesita de ti para darte lo que quieres, lo que le has pedido; así que debes de estar a la altura de un socio de Dios. Tú eres ese socio que has hecho el mejor plan de tu vida, que es asociarte con el Amo del Mundo, que además ¡es tu Padre!, y: te Ama, te Ama mucho, muchísimo, y por ti va a mover unos cuantos “hilos” por aquí y por allí, y claro, eso a veces, da un efecto de posible error, de montones de basura, que Dios está barriendo para despejarte el futuro, pero tú quizás sólo veas esos montones de basura, que además te han hecho tropezar y caer; y mira por donde, has empezado siendo socio de Dios, y parece que las cosas te van peor, que tienes que trabajar más o que incluso te encuentras sin trabajo, y los socios o colaboradores te han decepcionado o traicionado; pero si es así, ¡mejor que te enteres hoy y sigas caminando solo con Dios o con otras personas mejores que las que te acaban de apuñalar!; y es que para tener un éxito permanente, debes, sin embargo, primero, dejar que Dios te despeje el camino, que te quite el polvo y te prepare para que, cuando te llegue el éxito en dinero, no te traiga consigo el fracaso en otras cosas, que también es importante que tengas éxito en ellas para disfrutar así de todas.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright