Saltar al contenido

Aviso 20 – La persona de éxito

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: La persona de éxito es la que tiene éxito en las cosas, en cada cosa que, durante el día, va superando, haciendo el bien y lo correcto, haciendo su currículum perfecto, el de afrontar sus acontecimientos pudiendo aplicar siempre su voluntad; ¡ése gana!, el que hace lo que quiere hacer en cada momento, ¡el que es libre momento a momento; ése tiene éxito!, porque el triunfo es una cosa semejante pero distinta del éxito, yo te hablo del éxito; no sólo del triunfo, sino del éxito total, global, en tu vida; ése sí que lo puedes lograr, ese vivir en paz siempre, pase lo que pase, ese hacer siempre lo correcto, aunque los demás no lo hagan, incluso no lo hagan en tu presencia, en tu propia cara, y te agredan y te insulten para que dejes tu voluntad de ser bueno y hacer las cosas bien. Por ejemplo, la de sacar un producto a la venta con las óptimas cualidades, aunque no puedas abaratarlo porque tus rivales comerciales lo tengan a mejor precio, pero abusando del consumidor, al que no le ofrecen lo mejor, sino un engaño para ganar dinero y dinero rápido; tan rápido que, de la misma manera que entra, se pierde, porque al cliente le puedes engañar una vez, pero no siempre; y es mejor darle lo mejor y tenerlo como cliente de por vida; ¿no crees?… Las grandes riquezas comerciales, se han hecho por dar lo bueno, lo mejor y a bajos precios, aunque ganando menos; por tener clientes fieles a lo bueno, te llevan al éxito duradero, no una temporada, sino toda tu vida. Lo mismo si das lo mejor de ti en tu matrimonio, en tus relaciones sociales, porque todos quieren lo mejor de ti, y quien recibe lo mediocre de otro, acaba aburriéndose de no recibir el 100% y abandona a la persona, a las personas, que no lo respetan dándole migajas, entregándole lo mediocre, sin el esfuerzo de darle lo mejor de sí mismo; entonces ven que no los quieren de verdad, porque en la verdad está el deseo de lo mejor. Tú puedes tener defectos, defectos que aún no has superado, pero todos pueden ver y ven tu lucha por superarlos, ¿cómo?; pidiéndoles perdón humildemente, por no haber hecho lo bueno, lo correcto, por haberte dejado llevar por el temperamento y no por el carácter. La gente ve que luchas, ve que luchas cuando ve que le eres fiel, cuando hablas bien de ellos y cuando superas sus defectos con tus virtudes. Voy a repetir esto último, porque es lo que hay que hacer, supera los defectos de los demás con tus virtudes; suple los defectos de los demás con tus virtudes. Triunfa, ¡ten éxito!, con un carácter bien formado, con la disciplina de la persona de bien, que puede vivir la mortificación de aceptar los defectos de los demás, sacrificándose por una vida, una relación, de paz. ¡El éxito lo haces tuyo, cuando controlas tus cosas, cuando controlas tu persona, por unirte interiormente a la Divinidad, que es Dios que vive en ti, y contigo te da el éxito para triunfar!”

Montserrat Bellido Durán

© copyright