Saltar al contenido

Aviso 43 – Éxito por tus talentos

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Amigo, si estás frustrado porque no tienes un deseo, porque no sabes qué desear, porque no te han enseñado a soñar, o los sueños anteriores te han salido mal, entonces, ve a Dios y dile que haga de ti, que saque de ti los talentos que Él puso allí, que te ayude a reconocerlos, a saber en qué puedes dedicar tu vida; porque puedes llegar a ser, a hacer todo lo bueno y el bien que quieras. El éxito no es a cambio de una ilusión, sino de un plan de vida, de un trabajo en equipo, sea con Dios, o con Dios y otros, pero el éxito está siempre a la espera de que decidas tenerlo, obtenerlo, y en qué y cómo y cuándo; Dios lo puede todo, ¡TODO!, pero necesita de ti, de las obras de tu fe y de tu personalidad, que te forjes en ti y tengas un buen carácter, ese carácter que determinará tu éxito, porque, por tu carácter, recibirás de los demás los frutos que con él das. Quien tiene mal carácter, quien tiene mal humor y es pesimista y dictador, ése no puede tener éxito, sí que puede triunfar en algo, pero no es duradero, y no es el éxito que hace feliz desde dentro a fuera. Muchos tienen el triunfo que viene de fuera a dentro, pero éste no es el éxito, aunque no está mal, si se ha ganado con el esfuerzo personal de hacer el bien y lo correcto, porque hay quien hace las cosas bien, es un buen profesional y triunfa, pero no tiene éxito porque no tiene buen carácter, dentro de sí mismo no es nadie importante, triunfa por la importancia que le dan otros en un determinado momento o tiempo de su vida, pero el éxito, déjame decírtelo, el éxito, es que tú seas todo un éxito en tu manera de ser, de sentir la vida, de vivirla. Cuida de ti, que tu presencia demuestre en otros el respeto que por ti mismo sientes, porque el éxito es una especie de amor, y nadie ama a quien no se respeta, porque no hay admiración por nadie que no se trabaje a sí mismo, no se cultive y no se perfeccione con los valores que siempre dan el éxito, los valores de las virtudes. Aprende cuáles son las virtudes humanas, y practícalas, porque éstas te llevarán al éxito. El éxito jamás vendrá a ti, el éxito sale de ti y recoges sus frutos, como se recogen los frutos del amor. Éxito y amor, van cogidos de la mano. Nadie que no ame de verdad y a pesar de los sufrimientos que recibe de la imperfección de esos demás, que lo hacen sufrir con sus errores, y tantas veces tiene que perdonarlos, nadie que no sepa amar a todos en su imperfección y dándoles buen ejemplo de éxito en las virtudes, nadie que no sea magnánimo y a la vez justo y sepa vivir solo con Dios, en comunidad, no recibirá el éxito que le puede dar ser un líder, uno que sabe sacar lo mejor de los demás y dejar lo peor en manos de Dios; que Dios puede hacer que lo peor de una persona, sea corregido y tenga éxito, este éxito definitivo de tener dentro de uno la felicidad de comprender por qué ha venido al mundo; te lo digo, a ser perfecto en el amor de Cristo, y tener éxito en sí mismo, tu éxito.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright