Saltar al contenido

Avisos - 2. página

Aviso 4 – ¿Qué tienes para empezar?

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Sabes lo que quieres y aún no has empezado a construir tu sueño en hechos reales y concretos. Empieza a valorar lo que tienes, ¿qué tienes para empezar?… pues empieza con esto, y reza, ora, para que Dios te dé más, pero empieza. No dudes de Dios; de ti, duda si quieres, pero ¡no dudes jamás de Dios!, ¡Él es Todopoderoso! Dale una ojeada al mundo, a todo lo que ves, ¡a ti mismo!, y no me digas que lo tuyo es más complicado que todo lo que ves y que Dios ha creado. ¿¡Ves!?, anímate, tu Socio, Dios, y tú, vais a conseguirlo, pero Él, Dios, necesita de ti, para realizar contigo eso que tú quieres. No te dediques de pleno a tu deseo, si no tienes dinero para seguir viviendo, para sobrevivir, mientras Dios no haga real tus oraciones a Él. Dios necesita de tiempo para hacer encajar en tu vida, en tu realidad, este nuevo cambio que quieres tener. ¡No dudes del Poder de Dios!, ¡no dudes de su Amor por ti!; Él te Ama, seas como seas, seas como hayas sido, y quiere ayudarte en todo lo bueno que desees y quieras. ¡No lo dudes!, aférrate a la fe, porque la fe es esto: creer que Dios puede hacer posibles tus deseos. Y los hace, si se lo pides, pero ¡pide!, empieza ya; ¡vamos!, empieza ya; y si dudas, pide a Dios que te ayude en tu duda, a creer, a empezar. Tienes un socio que es Dios, no lo olvides jamás. Y de momento, sigue con tu vida cotidiana, ¡sobrevive!, para alcanzar tu éxito.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 5 – Cómo hacer lo que quieres

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Sabes lo que quieres, pero no sabes cómo hacerlo; tienes dos opciones, o aprender, o asociarte con quien sepa. Pero todo y así, tienes que aprender de lo que quieres; si no lo aprendes, si no lo conoces bien, no lo amarás; y sin amor, amor a las cosas, ¿hasta dónde crees que puedes llegar?. Hay en ti la capacidad de amar las cosas y las personas, para así conocerlas y servirlas, y hacer con ellas un mundo mejor, el mundo de lo posible, el mundo de los sueños hechos realidad. Pero estudia, aprende tus cosas, aprende de qué va tu deseo, ¡conócelo!, disfruta de conocer todo referente a lo que quieres hacer, o ser, o tener. Pon en tu buscador de Internet la-s palabra-s que hagan referencia a tu deseo, y aprende de él, ten información de él. Y si necesitas estudiar, ¡hazlo!, vale la pena que dediques tiempo a conocer cómo es tu deseo, porque es tuyo, lo has adquirido por tu imaginación, que te ha hecho pensar en eso que quieres, y lo has soñado, y lo has deseado y has orado a Dios por ello, y te has preparado como persona para ser receptor de todo lo que haga falta para que tú, como persona y como profesional, puedas acceder a ello. En los 200 mensajes que he elaborado y ya conoces, en ellos está la base de todo éxito; si fallas en alguno de ellos, fallará tu éxito, porque el éxito real y duradero, lo recibirás por tu fe y oración, por tu trabajo y profesionalidad y por la caridad en tu manera de obrar, caridad que empieza por ti mismo. Sé persona, esa persona que Dios quiere que cada uno de nosotros sea, una persona buena consigo misma y con los demás. Todo lo tienes explicado en los 200 mensajes que ya te he dado. Ya los sabes; entonces, debes aprender ahora sobre tu deseo, ¡conócelo!”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 6 – Confiar en Dios plenamete

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Hay que saber que confiar en Dios plenamente, nos da poder, nos da la fuerza de la fe, que es la que hace posible el éxito, en cualquier ámbito de nuestra vida, no sólo el éxito en las finanzas, con el dinero, sino EN TODO, porque nosotros, tú, cada uno, es limitado, no tiene confianza en sí mismo sobre todos los temas en los que una persona, para tener éxito real, tiene que triunfar; no sólo el dinero da seguridad, y por tanto da una cierta paz, y por la paz llega la confianza y la alegría, es decir, la felicidad; pero, ¿qué pasa?, ¿qué nos pasa si no tenemos éxito en la salud, en el amor, en las relaciones humanas?; ¿nos basta el dinero, la fama, el poder?, no. Y nadie, ni tú ni nadie está tan pleno que, por sí mismo, puede tener confianza en un posible éxito en todo. Dios sí que está seguro de Sí Mismo; Dios sí que triunfó en todo, pasando por el sufrimiento, que todos, tú, yo, todos, tenemos que pasar y pasamos en la vida, tanto si tenemos éxito como si no, pero unidos a Dios, a Dios que es Perfecto, que es Todopoderoso, se puede tener el éxito en todo, EN TODO; porque Dios triunfó, tuvo éxito, ¡Dios es un ganador!, y Él puede y quiere ayudarnos en todo, no sólo en la fe, en darnos la fe, en creer en Él, que es Dios y lo puede todo; porque la fe es esto, creer en Dios y en que nos Ama y nos cuida; la fe no es creer en uno mismo, ¡en eso nadie puede creer, por más confianza que se tenga en uno mismo!; porque si tú crees en ti, y tu compañero de trabajo cree en él, ¿a quién van a dar el cargo superior en la misma empresa por el que ambos trabajáis, queréis, lucháis y tenéis confianza en que será vuestro?; la experiencia de la vida, nos dice que la fe en ese nosotros mismos, es más confianza que fe, porque no tenemos nosotros todo el poder y todo el control, nuestro y de los demás, que se necesita para el éxito, pero Dios sí, Dios nos conoce a cada uno, Él conecta con cada uno, Él Ama a cada uno. Sí, también a ti. Por eso te digo que sólo en Él, en Dios, en Cristo, podemos tener éxito, el éxito que nos puede hacer felices, el éxito de la paz interior, de saber que hemos hecho lo correcto, por hacer siempre el bien. Porque sí se puede triunfar haciendo siempre el bien sin mirar a quien; es más, es la única manera posible de tener éxito, sí.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 7 – La Verdad, de verdad

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: La Verdad, de verdad, sólo la sabe Dios. Así que, si algunos quieren decirte SU verdad, puedes tener paciencia y escucharlos, y así los ayudas a calmarlos, pero que sepas que lo que te dirán será su verdad, que puede que ellos crean y puede que para ellos sea así, como la dicen, pero la Verdad, la verdadera, sólo la sabe Dios, y a Él debes acudir en oración para calmar tu mente de las “verdades” que te han dicho, para saberte Amado por Dios, y por lo tanto, libre de las “verdades” de los que puede que crean que sea la verdad, pero quizás sea sólo SU verdad. Como tú, puede que tengas TU verdad, pero para tener éxito, lo importante es la Verdad que sólo sabe Dios, y que confiando en Él, en obrar bien por amor a Él, que es Bueno y hace el bien y siempre nos perdona, y SIEMPRE nos Ama, y cogiéndonos de su mano, nos lleva al éxito que, como buen Dios y Padre nuestro que es, quiere que sea nuestro, de cada uno; porque cada uno puede tener su éxito; no necesitamos hacer maldad para triunfar, porque hay un lugar en el mundo para cada uno; también para ti, ¡búscalo!, confiando en Dios que sabe la Verdad de todo y de todos, y sabiéndola, nos Ama y quiere darnos el éxito, que siempre está condicionado en hacer el bien, lo correcto, en todo momento. No tengas miedo a la verdad de otros, puedes escucharlos, sabiendo que la Verdad está por encima de todas las “verdades”, la suya, la tuya, la de cada quien, porque la Verdad es Una, y nos hace libres de todas las demás verdades que se dicen.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 8 – El alma

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: El alma es una realidad humana. Tú eres alma, alma y cuerpo, pero eres también alma, y esta alma que eres, jamás morirá, vivirá para siempre, en las condiciones que le enseñes a vivir; si es en la maldad, vivirá en el Infierno; si es en la bondad, vivirá en el Reino Celestial. Tú decides, sobre ti mismo, esa gran realidad de la libertad, que en cada uno existe, y debes decidir lo que quieres hacer contigo mismo, aparte de lo que quieras vivir. Es decir, la realidad es que tú puedes hacer las cosas bien o mal, puedes decidir ser buena persona o mala persona, y debes decidirlo ya, porque el tiempo corre… tic, tac… tic, tac… tic, tac… Decide qué quieres hacer. A ver… dite qué clase de personaje quieres interpretar como protagonista de tu vida; ¡puedes hacerlo!, es más, ya lo haces, todos lo hacemos siempre, consciente o inconscientemente, cada uno decide ser quien es. Hay quien decide que otros decidan por él, o por sus hijos, cuando son pequeños, porque los niños serán lo que ahora les enseñes a ser; sí, ¡tú decides en ti y decides la educación de tus hijos!; tus hijos y tú mismo, son responsabilidad tuya. Bueno, ¡eso es bueno!, porque tú eres bueno e inteligente, y sabes lo que quieres; quieres hacer el bien y lo correcto; entonces, saber que puedes hacer de ti, de tu alma, lo que quieres, ¡es una maravilla! Disfruta del poder que Dios te ha dado de ser lo que quieras ser; y tenemos a Dios Hijo, a Cristo, que vivió en las condiciones humanas del cuerpo, para que lo imitemos, porque Dios es bueno y hace el bien, y esto es lo correcto, lo perfecto, lo mejor para cada uno, para todos. Sí, imitar a Dios es lo mejor para ti.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright