Saltar al contenido

Avisos - 3. página

Aviso 9 – Hacer el bien

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Sufrir por no pecar, sufrir por hacer siempre el bien y lo correcto, eso es lo que lleva al éxito, porque un bien como es el éxito, no se empareja, jamás, con un mal, como es el pecado. El pecado es no hacer las cosas bien, y entonces, si se hacen mal, se fracasa, por lo cual no llega el éxito. A veces se fracasa por el mal que otros nos hacen, para que no tengamos éxito; por eso fracasamos: porque hay crisis (cosas malas que otros han hecho), porque se ha pasado por un accidente (donde otros nos han dañado, queriendo o sin querer, o inducidos por otros que han hecho mal las cosas; quizás un fallo mecánico…), o porque hemos cogido una enfermedad o nos la han contagiado, o no comiendo sano, o no cuidándonos correctamente con la higiene y el descanso; o con malos pensamientos, ¡uuuyyyy!, los malos pensamientos traen muchas enfermedades, y no sólo mentales, incluso a muchos los llevan a la muerte. Pero tú tienes que vivir, y por eso estás haciendo las cosas bien y haces lo correcto, y por lo cual ya te estás, digamos, “desprogramando” del error en que habías estado actuando, y has decidido ¡hacer tu mejor interpretación!, la de hacer las cosas bien; y no sólo bien porque sí, sino para ofrecerlas a Dios, que te creó, como demostración de tu gratitud, respeto y amor, porque sabes que Dios te Ama, porque sabes que es su Amor lo que nutre tu alma y la ayuda, con este alimento espiritual, de ser amado por Dios; te ayuda a vivir la vida con alegría, la alegría de la fe, la alegría de saberte libre y de actuar libremente, pese a quien pese, aunque sea a tus padres, a tus hijos, a tu cónyuge, a tu jefe, a tus socios, a tus amigos… tú decides y puedes decidir; y en decidir lo correcto, por la fe, te llenas de alegría, la de ser perfecto, por decidir lo perfecto, que lo perfecto es lo mejor para ti y para todos, es decir: hacer el bien, ser bueno.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 10 – El carácter

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: La alegría de la bondad, de superarte, día a día, en ella, en la bondad. En pensar cómo hacer las cosas mejor mañana, cuando de nuevo, por la rutina te encuentres en las mismas circunstancias que hoy. Ese examen de conciencia, en poder dar cada día más de ti, ¡mucho más!. Vemos que los deportistas lo hacen con su cuerpo, vemos que se puede hacer, y vemos que si uno puede dominar su cuerpo, que es difícil, pero lo hace, puede dominar su carácter, porque es por el carácter que somos lo que somos, que hablamos como hablamos, que hacemos lo que hacemos. El carácter, forjado con la voluntad, es la dicha de ser tú mismo lo que quieres ser, y siempre hay satisfacción en querer ser mejor que ayer. De la misma manera que siempre queremos que nos quieran más que ayer, y la gente que nos ama, nos quiere más que ayer, cada mañana, porque nos ha querido durante el día de ayer, y queriéndonos nos ha cuidado, ha estado pendiente de nosotros, como tú tienes que estar pendiente de ti, cuidarte, porque, a quien debes de amar primero, después de Dios, es a ti, porque amándote, te cuidarás y sabrás así cuidar también a los demás. Amarte es cuidar tu alma, que se separará de tu cuerpo y seguirá la ruta de la vida espiritual, que todos viven una vez han pasado por el tiempo de la vida en el cuerpo, y tenemos experiencia de ello, conocemos a miles de personas que han vivido en este planeta Tierra y se han ido, dejando aquí su cuerpo, pero siguiendo viviendo en su condición de alma, esta energía espiritual que es vida.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 11 – Decidir hacer lo mejor

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: La buena vida es vivir bien haciendo el bien, y el éxito es hacer lo correcto, el éxito es decidir qué harás contigo mismo. Hay quien decide hacer el mal, y otros deciden hacer un poco de bien y un poco de mal; quieren ventajas humanas para poseer a los demás o a las cosas, pero lo bueno es que las cosas vengan a nosotros, es que las personas quieran estar con nosotros, y cada quien atrae a su semejante; por eso los malos, los que obran más mal que bien, esos son tantos y se unen para decidir hacer el mal, porque el mal siempre necesita aliados, es muy difícil que el mal se haga solo, es decir, sin una sociedad; normalmente para hacer el mal, hay que sincronizar varias cosas a la vez, porque Dios hizo las cosas bien, y el mundo está hecho por Dios. Pero en el mundo hay los malos espíritus, esos que inducen a tantos al mal, porque la gente no sabe hablar consigo mismo, a la mayoría les han enseñado a decidir en colectivo, a que miren lo que hacen otros o lo que dicen otros, antes de tomarse su tiempo y meditar sobre LO QUE QUIEREN HACER. La gente, mucha, no sabe qué quiere hacer, porque a muchos les han enseñado que deben de hacer lo que dicen los libros, la profesora, los padres… Y si lo que enseñan está bien, pues eso no haría daño a nadie, pero es difícil hallar a sabios en la sociedad; normalmente, en todos los tiempos, los sabios viven solos, se dedican a la meditación y no hablan mucho de ellos mismos, y mucho menos hablan de los demás. Y es que la sabiduría, como el respirar, cada quién la puede alcanzar por la meditación en las buenas obras, en decidir hacer lo mejor que uno puede hacer. ¡Vivir pensando en ser bueno y hacer el bien, es vivir en la mentalidad del éxito!”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 12 – Éxito en el dinero

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: El éxito en el dinero, es que el dinero venga a ti, por algo bueno que tú das primero. Y siempre es así; el éxito es la compensación a un bien que has hecho queriendo; esforzándote en ello, preparándote para ello y dándolo, esperas, y pasado el tiempo, va llegando el éxito. Por eso algunos dicen que, según lo que piensas, atraes tú el éxito; no es bien-bien así, pero están bastante acertados, porque, claro, la semilla es necesaria, y la semilla es el pensamiento. Por eso debes pensar bien las cosas, tienes que acostumbrarte a meditarlas, a analizarlas, ¡a juzgarlas!, sí; puedes juzgar un proyecto en tu mente, ¡claro que sí!, y puedes juzgar a una persona en tu mente, para decidir sobre ella, para saber cómo es y poder ayudarla o separarte de ella, o atraerla, como es en el caso de los posibles clientes. Otra cosa es que critiques a la gente, con otros o delante de ellos mismos, pero debes conocer a los demás, como debes conocerte a ti mismo, como debes conocer tu profesión, tu negocio; conocer y juzgar, para sentenciar si cambiar de actitud y mejorar, o aceptar que no hay nada que hacer y que te quieres dedicar a otra nueva oportunidad de idea que vas a crear en tus sueños, por ver que lo que tienes hoy, no es lo que quieres tener. A veces, con algún cambio, las cosas mejoran; ¡a veces empeoran!, pero siempre, todos y todo, está en movimiento, por eso también te diré que, el éxito económico, hay que ocuparse cada día de mantenerlo en las mejores condiciones de buenos réditos.”

Montserrat Bellido Durán

© copyright

 

Aviso 13 – Para tener éxito

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Tienes que tratar bien a tu personal, a las personas que trabajen contigo, a tus jefes, empleados, clientes, proveedores, al banco, al gestor, a la mujer de la limpieza y a tu cónyuge, que es tu socio, ¡quieras o no!, aunque no le cuentes nada de tu trabajo, porque tu cónyuge y tú sois una sola persona. Eso es tan cierto como el que, rezando un Padrenuestro diario, te sentirás mejor a fin de año. Por eso es lo más importante de tu vida, decidir con quién vas a casarte. Decide siempre una persona que tenga tus mismos ideales espirituales, porque eres alma, ¿recuerdas?, por eso, recuerda también que su cuerpo irá cambiando con los años, sí o sí, y su alma también; si es una mala persona que disfruta de la inmoralidad. Mira sus hechos y no sus palabras, pues entonces, si te casas con alguien inmoral, no tendrás éxito, porque el éxito sólo está en el bien y lo bueno, ¿recuerdas?… Busca a alguien con tus mismos deseos de éxito, que valore la lucha y el esfuerzo, que sepa ahorrar y le guste trabajar; porque la vida va de trabajo, y para obtener el éxito hay que trabajar. Todo lo que os digan de atraer el éxito sin trabajo, no es cierto. Pero ¡es que es bueno trabajar!, y es agradable trabajar en algo que te guste, por esto el éxito siempre va dentro de tu deseo. ¿Qué deseas?… Haz un plan con tus deseos, pero yo no te aconsejo que lo apuntes, ¡no hace falta!, incluso es mejor que no lo apuntes, es mejor que aprendas a hablarte dentro de ti mismo, para no dejar pistas. Y además, muchas veces, una vez apuntado el plan, hay personas que con esto ya se sienten realizadas o quedan estancadas en este plan, pero tú debes saber que, si piensas tu plan, luego es Dios quien lo ejecuta contigo; y si lo has escrito, no seguirás la guía espiritual de Dios, que todo lo sabe, incluso lo que piensa hacer tu contrincante, tu enemigo, tu cliente… ¿comprendes?”

Montserrat Bellido Durán

© copyright