Saltar al contenido

Aviso 44 – Medios para tu éxito

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito: Amigo, quizás tú tengas muy claro cuál quieres que sea la meta de tu éxito, pero no sabes cómo hacer realidad tus deseos; quizás quieras dinero, una vida de éxito, pero no sabes cómo llegar a alcanzarlos, con qué medios. Quizás tú quieres una vida de éxito en la paz y la felicidad de una familia, pero no sabes cómo lograrlo. A lo mejor te ves capaz de dar más de ti mismo en una actividad artística, pero no tienes ni idea de cómo conseguir el éxito en ella. Te lo diré, acude a Dios, que todo lo sabe, y cuéntale lo que quieres, y pídele te guíe para lograr el éxito en eso que tanto anhelas. Y verás cómo Dios te inspirará pensamientos en los que hallarás lo que te falta, los medios, cómo hacerlo para llegar a tu éxito. Dios te conoce bien y sabe quién eres y lo que necesitas para llegar a tu meta deseada, y Dios, al ser Dios, sabe todo de todos y todo, y te pondrá en marcha para que la Divina Providencia rija tu vida. Si le has contado a Dios tus deseos, esa meta que quieres alcanzar y que no sabes cómo lograrla, ¡estate atento, vigila, estate alerta!, porque Dios Espíritu Santo te guiará por el camino adecuado para ver tu deseo realizado; no digo que todo te sea fácil, ¡que no lo será!, porque todo bien, para ser logrado, tiene que luchar con mucho mal, que le saldrá al paso. Tú, estate alerta, porque Dios permitirá que terceros te den pistas de lo que debes hacer para llegar a tu éxito; quizás tengas que leer mucho, estudiar, preguntar, aprender, asociarte con alguna persona de talento y que desee tu mismo éxito; a lo mejor necesitarás de contactos, de amigos o clientes, quizás, muy seguro; necesitarás conocer gente, y esas personas, queriendo o sin querer, te irán llevando a la consecución de tu sueño, a hacer realidad ese sueño de prosperar, de llegar a ser, a tener, lo que quieres. ¡Nunca te rindas!, y que en tu camino, siempre y sólo, hagas el bien, lo bueno y lo correcto, sin apartarte jamás de cumplir con tu deber; eso es lo primero, hacer lo que tienes que hacer, por lo que eres y dónde estás ahora, y todo llegará de la mano de la Divina Providencia. El que quiere éxito, tiene que trabajar, luchar, ser persistente para alcanzarlo; no digo que debas esperar, porque esperar, parece ser estar sin hacer nada; y eso no se puede hacer jamás, el estarse sin hacer nada, siempre, siempre, hay que luchar y moverse, sea estudiando, perfeccionándose en la obra que uno quiere hacer y tener éxito en ella; quizás, primero debas ser empleado, antes de ser dueño. Ten paz y la seguridad de que si dejas a Dios que te guíe, lo hará. Tú, ¡estate alerta! y vigila, y pon los oídos y los ojos al servicio de tu vigilancia, porque Dios te irá acercando pistas, oportunidades, para conseguir eso tan importante para ti, ¡tu éxito!”

Montserrat Bellido Durán

© copyright