Saltar al contenido

Desarrollo personal

Cómo enamorar a tus clientes y a tu alma gemela

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

Para enamorar a tus clientes con tus productos o servicios, o sencillamente dejar que fluya el amor con esa persona que es la que Dios ha creado para ti; sé sincero, transparente y sé tú mismo. Sé genuino, no copies a nadie, porque cada persona es única e irrepetible. Por eso tu competencia, y lo que vende, no es como tú ni como lo que vendes.

Muchas personas no venden o no encuentran el amor de su vida porque no saben dar a conocer las cualidades de sus productos, lo que pueden hacer por los demás, o de caras al amor no saben darse a conocer.

Si tienes un producto maravilloso pero nadie lo sabe ¿Cómo te van a comprar?

Si eres una persona fantástica, una persona MAXMUND, pero no sabes tener una conversación amena e interesante ¿Cómo te van a conocer?

Y… ¿Cómo y dónde dar a conocer tus productos y servicios? ¿Cómo darte a conocer a ti mismo de caras al amor que deseas encontrar para toda la vida?

Si vendes carne no te anuncies en webs de comida para vegetarianos. Si eres católico, no vayas a la discoteca a buscar novia, mejor que la busques en www.encuentroscatolicossolteros.com. El escenario adecuado ayuda a llegar a tu cliente y a esa persona que deseas encontrar para casarte y formar una familia.

La lógica y el amor no están reñidos. Ama tu sueño y usa la lógica para conseguirlo.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyrigh

Fórmate

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

No te canses de aprender. Fórmate contínuamente para ser el mejor en tu campo de trabajo, para crecer espiritualmente y a nivel personal.

Te invito a que te liberes de todo lo que te haga perder el tiempo y el alma, porque solo se vive una vez y el tiempo es muy corto.

Para formarte debes buscar a los mejores, personas con valores y buenos resultados. Busca buenos mentores. Porque tu tiempo es oro y si lo dedicas a algo, debe ser porque eso te enriquece intelectual, espiritual y personalmente.

También puedes formarte leyendo autores especializados en lo que te interesa aprender, comprando un buen curso, o viendo contenido de calidad en las redes sociales sobre el tema que te interesa.

Si existe una carrera universitaria sobre lo que tú quieres aprender y realmemte te enseñan bien, cúrsala. Pero si te van a pasear, no pierdas el tiempo.

El saber da poder y lo importante es que aprendas, no importa si aprendes de manera autodidacta, en una universidad o en una academia. Lo importante es que realmente aprendas y seas el mejor en tu sector, así que, elige bien dónde y cómo aprendes.

Si necesitas aprender algo para tu proyecto, para tu idea de negocio, ponte a ello, no subestimes las horas de estudio porque éstas te llevarán a un nivel superior al que estás actualmente, y lo maravilloso es que el saber no ocupa lugar y puedes aprender tanto como quieras y sobre lo que quieras.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

El poder de la decisión

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

Aprende a decidir qué quieres en la vida ¿Qué tipo de vida deseas? ¿Qué amigos quieres tener? ¿Cómo quieres que sea tu cónyuge? ¿Qué trabajo sueñas tener? ¿Cómo deseas desarrollarte y dar lo mejor de ti?

Cuando lo tengas decidido, espera a conseguir lo que te has propuesto. No vendas tus sueños ni bajes el listón. Hay quien se desespera por el paso del tiempo y se conforma con cualquier persona para casarse con tal de casarse, o se hace amigo de cualquiera para no estar solo.

Debes perseverar en tu deseo y rezar. Porque eso que has decidido, meditando previamente qué es lo que te haría feliz y mejor persona, es la clave de tu éxito.

No te agobies, haz un poco cada día y todo llegará en su momento si vives siempre haciendo el bien, lo bueno y lo correcto.

Únete a Dios. Él te dará su gracia y hará de ti y contigo un éxito, su éxito.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

¿Cómo hacer un PLAN?

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

¿Estás cansado de no conseguir tus objetivos? ¿Te paraliza el no saber por dónde empezar? Pues has llegado al sitio correcto. En este post voy a enseñarte cómo hacer un plan. Es muy sencillo, haz lo siguiente:

Piensa qué es lo que deseas hacer. Coge papel y boli y sé sincero contigo mismo, escribe porqué quieres conseguir eso, para qué, cómo, cuándo y con quién….

Localiza las ventajas y desventajas de tu sueño, para visualizar los problemas y soluciones que va a conllevar y así saber qué acciones debes tomar tú.

Actúa. Debes pasar a la acción una vez sabes lo que debes hacer. No dejes tu plan reflejado en un papel o en una hoja de word para el resto de los tiempos sin cumplir jamás con tu sueño por no llevarlo a cabo.

No te pares. Cuando hayas empezado, sigue, no te pares, por muchos problemas y obstáculos que te encuentres, no te pares, porque todo en esta vida tiene una solución.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

No pierdas el bus

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

En la vida las oportunidades son como el bus, si no estás preparado, puedes llegar tarde y perderlo. La vida está llena repleta de oportunidades, de la misma manera que puedes coger un bus cada media hora o cada hora.

Si no madrugas, si no te prepararas para no perder esa oportunidad que te hará subir un nivel más en tu éxito ¿Cómo piensas conseguirlo?

A veces se pierde el bus por imprevistos, zancadillas que te ponen terceros o porque has estado ayudando a alguien y ha pasado el tiempo. Si tú siempre vives intentando estar en gracia de Dios; todo lo que te pase es Providencial y para tu bien, de manera que quizás pierdes un bus pero a cambio Dios hará que el siguiente sea más rápido y directo hacia tu meta, incluso puede llevarte a una meta mucho mejor, una meta que tú mismo ni habías imaginado.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

No mendigues el amor

Te habla Montserrat Bellido Durán, para tu éxito:

No sé si te has dado cuenta de que en muchas canciones de amor, en novelas y películas, la historia gira entorno a un amor platónico o un amor no correspondido y eso es una pérdida de tiempo, porque el amor, para que sea pleno, debe ser correspondido. Por eso te recomiendo que no entregues tu corazón en un primer momento, si no que lo guardes y primero conozcas a la persona que de entrada te gusta pero debes conocer para saber si podéis y queréis un futuro juntos para siempre con la bendición de Dios en el sacramento matrimonial.

Si hay una persona que te gusta a ti, pero ella no te hace caso y te da señales de que realmente no quiere empezar ningún noviazgo contigo, acéptalo, con paz y no te comas la cabeza con ideas negativas de si tú no vales, de que tal vez tienes que cambiar para que se enamore de ti… no va así el amor. El amor romántico fluye y es algo fácil cuando se encuentran un hombre y una mujer que están hechos el uno para el otro. Aunque haya que limarse en algunas cosas para encajar los dos en un proyecto en común, porque cada uno ha tenido su propia vivencia y sus costumbres; la adaptación es fácil cuando ambos congenian y se aman.

No mendigues un amor imposible, porque cuando algo es para ti, lo es y cuando no, no lo es. Y si esa persona no es para ti, no pasa nada, porque cuando aparezca quien es para ti, vas a agradecer que no te hiciera caso esa persona que te rompió el corazón y a quién le dedicaste tanto llanto o tantas horas de intentar hacerla cambiar de idea.

El amor te da paz, te da alegría, te da fortaleza… por eso, cuando un hombre se enamora de verdad de una mujer y ella de él, juntos consiguen grandes cosas, porque hay un deseo mutuo libre de compartir la vida por siempre formando una familia.

Ah, no confundas la atracción física con el amor. De eso te hablaré en otra ocasión.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

¿El dinero es bueno o malo?

¿Piensas que el dinero es algo malo? ¿Crees que el dinero es lo único que da la felicidad?

Si te pregunto qué piensas sobre los cuchillos, seguramente me dirás que todo depende del uso que se les dé. Con un cuchillo puedes comer de manera educada en la mesa y también puedes dañar a alguien. De manera que no es malo el cuchillo en sí mismo, sino que está bien o mal lo que se hace con el cuchillo.

Con el dinero pasa algo parecido. Si te dedicas a una profesión honrada y el dinero lo obtienes a cambio de hacer un buen trabajo, dando lo mejor de ti, y lo administras de manera correcta; el dinero es algo bueno, te ayuda a mantenerte, a ayudar a otras personas, a generar empleo… Pero si obtienes el dinero haciendo el mal y lo malo, o usas el dinero para hacer el mal, el problema eres tú, porque con tu libertad haces el mal.

Es bueno que sepas administrar, invertir y ahorrar tu dinero. No gastes todo el dinero que tengas y úsalo con visión de futuro. Aprende también a ayudar a las personas de tu familia que necesiten ayuda, esa es la verdadera caridad. Porque hay gente que da dinero a ONG’s y en cambio no ayuda a un familiar que sabe que está pasando por un mal momento y necesita ayuda económica. Si eres empresario y tienes trabajadores, debes tener también eso en cuenta. Si tienes la posibilidad de contratar a una persona que realmente es eficiente y sabes que necesita el trabajo, hazlo. Sé siempre bueno. La vida da muchas vueltas, y podría pasar que en el futuro pases necesidades económicas y te tenga que ayudar esa persona buena a quién tú no quisiste ayudar en su momento.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

Puedes ver la reflexión envídeo:

Elige ser, ¿águila o cerdo?

Según tu forma de ser, de vivir, eres de una manera u otra. Hay personas que son cerdos y hay personas que son águilas.

El Cerdo es feliz revolcándose en medio del barro y la porquería, del pecado. No sabe valorar las cosas buenas, es más, las destroza con sus asquerosas pezuñas, por eso Jesús en el Evangelio nos dice a los buenos, que no arrojemos nuestras perlas a los cerdos.

Mat 7:6 (Nácar Colunga 1944) No deis lo que es santo a los perros ni arrojéis vuestras perlas a los puercos, no sea que las pisoteen con sus pies y, revolviéndose, os destrocen.

En cambio quien es como el águila vuela alto, está por encima de las cosas mundanas porque tiene los pies en el suelo y la mirada hacia el Cielo, hacia Dios. Dios le nutre el alma, es quien le da las alas de su bondad. Porque cuando eres bueno te elevas a otro nivel, al nivel de la perfección, del amor, de lo bello… Y hay paz y felicidad en tu corazón, porque vives haciendo el bien, lo bueno, lo correcto. El águila suele volar sola porque pocos se atreven a volar, y volar alto, prefieren no esforzarse en superarse a sí mismos. No desean dar lo mejor de sí, sino vivir arrastrándose entre la putrefacción del pecado, del vicio. Y se acostumbran a vivir entre personas que son cerdos como ellos y huelen mal, apestan de tanta maldad que hay en su corazón.

Hay cerdos que se piensan que pueden dañar a las águilas desde su bajeza, desde su sucia forma de vivir. Pero el águila no les hace caso y sigue volando alto hacia su éxito… Y con el tiempo, desde la altura, el águila oye chillar al cerdo cuando es tiempo de matanza, porque el cerdo comió, bebió y se revolcó en el pecado en vez de querer ser águila… Y «A cada cerdo le llega su San Martín».

Amigo, sé un águila y vuela alto. No te pares, y… No hagas caso a los cerdos…

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright

Quita las malas hierbas de tu vida

¿Te gusta la jardinería? ¿Tienes un jardín al que le dedicas tiempo? Entonces sabrás perfectamente lo engorrosas que son las malas hierbas.

Mientras vivas, persigas y consigas tu éxito, te vas a encontrar muchas veces con malas hierbas. Algunas serán problemas, obstáculos que deberás saltar para subir un nivel más hacia tu éxito. Otras son lo que denomino las personas “Mala hierba” ahora entenderás a qué tipo de personas me refiero. ¿Te suena lo de “Mala hierba nunca muere”? En las películas y en las novelas nos suelen poner en el argumento al bueno y al malo de la historia, y para que haya un final feliz hacen que el malo se muere, pero en la vida real no es así, a la hora de la verdad no se muere el malo sino que tienes que convivir en paz, teniendo al malo siempre intentando fastidiarte (a menos que por gracia de Dios se convierta, se arrepienta, te pida perdón y repare todo el mal que te ha hecho), y a veces el malo de tu historia es una persona cercana a ti, hasta puede ser un hermano, un tío, un abuelo… ¿Recuerdas la historia de Caín y Abel del Génesis? Caín mata a su hermano Abel por envidia a sus dones, su bondad y al amor que le tiene a Dios y que Caín no tiene en su corazón. Caín podría haber dicho: “Imitaré a Abel, también seré bueno y haré las cosas por amor a Dios.”, pero en vez de esto, dejó que en su corazón ganara el mal y al final mata a su buen hermano, inocente, que vivía sin dañar a nadie, haciendo el bien, lo bueno, lo correcto…

y Yahvé le dijo: “¿Por qué estás enfurecido y por qué andas cabizbajo? ¿No es verdad que, si obraras bien, andarías erguido, mientras que, si no obras bien, estará el pecado a la puerta? Y siente apego a ti, y tú debes dominarle.”

Dijo Caín a Abel, su hermano: “Vamos al campo.” Y, cuando estuvieron en el campo, se alzó Caín contra Abel, su hermano, y le mató.

Preguntó Yahvé a Caín: “¿Dónde está Abel, tu hermano?” Contestóle: “No sé; ¿soy acaso el guardián de mi hermano?” “¿Qué has hecho? — le dijo Él —. La voz de la sangre de tu hermano está clamando a mí desde la tierra. Ahora, pues, maldito serás de la tierra, que abrió su boca para recibir de mano tuya la sangre de tu hermano. Cuando la labres, te negará sus frutos y andarás por ella fugitivo y errante.” Gn 4: 6-12 (Nácar Colunga 1944)

Y Dios maldijo y castigó a Caín. Así que mejor que no estés en el pellejo de una persona “Mala hierba” que se dedica a matar la obra buena o la buena imagen de un hijo predilecto de Dios que sabe amarle, porque Dios cuida de los suyos y es quien tiene la última palabra.

Si eres una “Mala hierba” arrepiéntete, pide perdón y repara tu mal hecho, porque mientras hay vida hay esperanza. Pero si sigues empedernido en tu mal, tu maldad irá contra ti, porque así sucede siempre, y con los años vas a llorar mucho, por todo lo que hiciste llorar a esa persona buena, a esas personas buenas… y ¿qué harás cuando te llegue la muerte y vayas a presentarte ante Dios? Se puede engañar a las personas, pero a Dios no.

Te deseo lo mejor, éxito.

Montserrat Bellido Durán

© copyright